CINE GEEK

Cine y Entretenimiento

Reseñas

IT: Capítulo 2 | Reseña

Mucho hype, poco correspondido.

Póster oficial:

3

Ficha Técnica

Título original: It Chapter 2
Directores: Andrés Muschietti
Año: 2019
Actores: James McAvoy, Jessica Chastain, Bill Hader, Bill Skarsgård, Jay Ryan, Isaiah Mustafa, James Ransone, Andy Bean, Jaeden Martell, Sophia Lillis, Jeremy Ray Taylor, Finn Wolfhard, Chosen Jacobs, Jack Dylan Grazer, Wyatt Oleff.
Fecha de estreno: 6 de septiembre de 2019

Sending
User Review
4 (1 vote)

En los últimos años, las adaptaciones, remakes o reboots han acaparado la mayor parte de historias y proyectos en la industria cinematográficas, siendo la base literaria la que más historias ofrece para estos propósitos.

De los muchos autores que existen, Stephen King ha sido el más escogido con más de 100 adaptaciones, gracias no sólo a las ventas de su obra sino a la imaginación y encanto que despiertan no solo en lectores sino en la propia cultura de masas, donde encontramos algunas de las mejores películas de la historia que se gestaron con base en la obra del escritor de Maine, con The Shinning (muy alejada del libro pero que resulta una joya) o Shawshank Redemption (copia “calca” de la novela corta que hizo el año 1994 como uno de los más difíciles para el Oscar a Mejor Película junto a Pulp Fiction y Forrest Gump)

Dentro del traslado de la obra escrita a la pantalla grande, podemos dividir en dos tipos: las que buscan calcar tal cual viene en la novela o cuento como The Green Mile o Stand By Me; y las que se toman mayores libertades creativas como Benjamin Button o Ready Player One. En el caso de IT Chapter 2, entra en el segundo grupo, resultando una cinta de buenas intenciones y mucha ambición pero sin conseguir su cometido e incluso, alejarse tanto de la esencia de su origen como de la calidad cinematográfica. 

En las próximas líneas, daremos balance en dos rostros básicos: la cinta como adaptación y como producto cinematográfico, ambas complementarias al otro y que si bien, se pueden separar, lo cierto es que juntas fortalecen el análisis.

LA HISTORIA

En el misterioso pueblo de Derry, un malvado payaso llamado Pennywise vuelve 27 años después para atormentar a los ya adultos miembros del Club de los Perdedores, que ahora están más alejados unos de otros.

LO BUENO

Es indudable que su director, el argentino Andy Muschietti posee base de ideas interesantes y pasión por los detalles que sin duda fortalecen su virtud más grande:  la generación de atmósferas que pueden llegar a funcionar con más libertad.

El cast tanto de Los Perdedores de niños como de adultos es acertado y apegado a la novela. En esta segunda parte, Muschietti refuerza la fortaleza principal que consiguió en buena medida en el primer capítulo y que es la amistad natural, empática y mágica entre sus protagonistas juveniles. Las actuaciones de cada perdedor son buenas. McAvoy, Chastain lo hacen correctamente e incluso se notan comprometidos, aunque palidecen ante el carisma que Hader con el mejor y más fiel Richie Tozier, en cuanto a personalidad no así en historia y trasfondo, pudieron conseguir.

Las actuaciones tanto de James Ransone como de Bill Hader son el punto actoral más importante y de mayor calidad en la cinta. Se puede sentir una amistad real e incluso, gracias a ellos la película crece y da respiros necesarios al ritmo lento que maneja en sus casi 3 horas de duración.

En cuanto a Bill Skarsgård, su desempeño es bastante bueno, logran con su propio estilo y lo que le ofrece el guión un excelente Pennywise. Sin duda, el actor sueco puede ser una opción real para villanos de este calibre emblemático.

Los guiños al universo de King son de buena manufactura con un chiste recurrente que inteligentemente y de manera emblemática, cual cameo del propio autor, logra introducir. Desde El Resplandor hasta Christine, la cinta logra buenos dividendos en el homenaje y carta de amor en esos breves momentos.

Hay que aplaudir la valentía que el director de Mamá imprimió al adaptar una de las escenas más difíciles de la obra como lo es la muerte de Adrián Melon. Tal como pasa con la muerte de Georgie, demuestra que Muschietti puede y es capaz de hacer justicia a la novela. De igual manera, la introducción de los personajes como adultos, la cena en el restaurante chino, las galletas, el leñador. Beverly en su antigua casa y cuando Silver es recuperada por Bill son chispazos de calca bien realizada aunque con algunos detalles que le quitan impacto.

En cuanto a los momentos donde el máximo responsable pone de su propia inspiración, tenemos una escena bien lograda en los orígenes de IT, las pruebas que tienen que pasar en el combate final y los flashbacks que no son 100% fieles a su base bibliográfica, son prueba de lo que puede realizar con mayor libertad Andy.

La fotografía es adecuada ayudada en gran medida por una iluminación cuidada y paleta de colores que ayudan al espectador a situar épocas. Sin duda, un aplauso enorme a todo el equipo de producción por un cuidado en el detalle.

LO MALO

Lo anterior, pese a que puedan parecer motivos suficientes para calificarla como buena o interesante, la película sigue la línea de mediocridad en contenido y sustancia que combinada con aspectos de bajo nivel en la forma le restan mucho al resultado final.

La cinta, a diferencia de la novela, es azarosa o mejor dicho: se siente fuera de control, caótica en cuanto a ritmo. En ocasiones el drama es espeso, la comedia innecesaria y el terror causa risas innecesarias, defectos que en la primera parte eran claros pero que estaban escondidos por un buen guión que se centraba en sus puntos fuertes que era Skarsgård, el elenco infantil y sobre todo, un mejor esfuerzo en la adaptación misma: traslado adecuado, de lo que funciona de la obra escrita y parte de cosecha propia (aunque tampoco lo consigue siempre en el capítulo 1).

Se sabe que la corrección política es clamorosa y que muchas veces estos puede limitar la taquilla, pero esta debe ser introducida y no forzada en lo que se presenta. Lo que hacen con Richie, el hecho de volverlo una persona que no sale del closet es poco comprensible; primero, estamos en 2017 (tiempo de la película) donde ya no hay estigmas tan marcados como en la década de 1980 (cuando se publicó la novela); segundo, el concepto de Los Perdedores va más allá de una amistad superficial, de niños, es parte del mensaje que King busca dar donde sin importar origen, condición o cualquier otro aspecto, todos podemos ser valientes, ser uno mismo (basta mirar cada uno de estos personajes, estigmatizados por sus maneras de ser, unidos tanto por esta condición como por un talento que entre ellos mismos ayudan a impulsar); y tercero, denota una falta de comprensión y un desapego innecesario en la psicología que pese a su lentitud, está bien construida en la obra escrita.

Sin embargo, lo anterior es nada en comparación con lo que se hace con Henry Bowers. Aquí, se eliminan escenas icónicas como la de la Luna, la intervención de Pennywise y el tributo a Kingverse que le dota de otro sabor a la trama. La pelea que desequilibra la fuerza que significa la unión que se supone necesaria para el combate final se amplifica con un la ausencia de los otros motivantes para tan ansiado clímax. Audra Denbrough y Tom Rogan, así como el propio Bowers son piezas claves para el impacto emocional buscado y conseguido en la tercera parte de la novela, algo que se presta a nivel cinematográfico. Pero solo es anecdótico y superfluo, sin consecuencias ni efecto.

El CGI es lamentable en la mayor parte de la película, algo que le quita una fuerza en las situaciones terroríficas, llevando a una comedia involuntaria (aunque su director se llegué a escudar en el “era mi propósito” lo cierto es que no es así, no es la intención por el camino que busca seguir).

Las partes emotivas carecen de sentimiento, de alma. Ejemplo claro es lo que sucede con Silver y Bill, que si bien está bien apegada al libro, lo que continúa es comedia plana y no un reencuentro. 

Misma situación con el clímax y el final de la historia. La conclusión de un combate que se esperaba enorme, épico y emblemático es reducido a una caricatura insulza, sin poder tomarse en serio nada de lo que pasa. Si bien, hay un deceso que es emotivo (quizá lo único con ese tono en la película), es eclipsado por lo ridícula de la situación. Se deja de lado una oportunidad de oro para comprender que IT no es un payaso, ni araña; es algo más, es una analogía al tiempo que pasa, de la adultez que hace que olvidemos sin querer o de manera consensuada por el miedo de nuestro pasado, aunque haya que sacrificar momentos dorados y de felicidad.

Derry queda sin efectos ni alivio en esta película, y nos dan un final a la Stand By Me  que resulta cursi aunque un tanto congruente con una línea que se aleja a la esencia que si funciona en el estilo del autor. Eso sí, puede que sea ligeramente más “satisfactorio” pero no por ello deja de ser bastante innecesario. Complaciente y nada real.

COMENTARIO FINAL Y CONCLUSIÓN

Se insiste mucho y de manera cada vez más frecuente el argumento de que las adaptaciones o bien tienen que ser calca o bien tienen que ser totalmente libres. Sin embargo, hay que comprender que esto depende de la obra pero que, obligatoriamente, tanto para realizar como para opinar de estas traducciones al lenguaje audiovisual y cinematográfico, se debe leer y comprender tanto la novela, cuento o tradición oral/Escrita como al autor, influencias así como referentes y estilo.

Se dice que los fans quieren algo literal, que nada les acomoda, pero la realidad es otra. El ejemplo de Scott Fitzgerald y sus dos obras más conocidas El Gran Gatsby y El Curioso Caso de Benjamin Button trasladadas a la pantalla grande son clamorosos: siguen una base que respeta lo que autor genera en esencia pero que se complementa de manera genial con lo que el director le pone de su imaginario, siendo que la segunda no desarrolla mucho la personalidad del protagonista pero Fincher lo engrandece y logra una historia que es un homenaje y buena adaptación.

También se comenta mucho que es “imposible” o cuando menos “difícil” adaptar la obra de King, lo cual es falaz y una vez más, no es necesario la parte literal. El caso de El Resplandor de Stanley Kubrick es el más citado. Se aleja de la esencia pero obedece a otra línea, a otro mensaje y por ello es que funciona como película, más no como adaptación donde en la novela pasamos del protagonismo de Jack Torrance con Kubrick a algo más profundo: el mismo hotel, los demonios y el pasado internos son los verdaderos protagonistas. 

IT Chapter 2 falla estrepitosamente no sólo como adaptación donde se renuncia a los mejores elementos de los que pudo echar mano para sustituirlos con corrección política que no resultaría necesaria si se hubiera entendido el mensaje de la historia que nos regaló hace 32 años. Lo genérico, lo involuntario, la destrucción de una psicología y destrucción tanto de protagonistas, antagónicos y escenarios hacen que quede como un cúmulo de buenas ideas pero que deja mucho que desear. Sin poder entrar comedia, terror, drama, se suma otra adaptación fallida que en los últimos años ha ido creciendo sobre todo con King

En esta ocasión nos quedamos con ganas de flotar y nos hundimos en un mar de críticas superfluas y complacientes o destructivas pero sin bases. Un hype elevado que nunca fue correspondido.

Tráiler oficial:

Deja tus comentarios

Lic. Ciencias de la Comunicación / Productor audiovisual / Guionista / Fotógrafo/ Lector / Colaborador y corresponsal de Cine Geek / Creador de contenido para MTV Unplugged / CM AINI y SUAyED / CEO, Locutor y guionista de Viernes Sin Anestesia