CINE GEEK

Cine y Entretenimiento

Reseñas

Había una vez en Hollywood | Reseña

Nostalgia, Cine y Música: El toque de Tarantino

Póster oficial:

4

Ficha Técnica

Título original: Once Upon A Time In Hollywood
Director: Quentin Tarantino
Año: 2019
Actores: Leonardo DiCaprio, Brad Pitt, Margot Robbie, Dakota Fanning, Kurt Russell, Luke Perry, Al Pacino, Demian Lewis, Emile Hirsch, Zoë Bell, Michael Madsen, Mike Moh, Margaret Qualley.
Fecha de estreno: 23 de agosto de 2019

Sending
User Review
0 (0 votes)

En las últimas tres décadas, Quentin Tarantino ha sido de los directores que más expectación generan. La calidad de sus guiones, elencos de ensueño y un balance adecuado de tensión con violencia lo hacen merecedor de toda la atención y reconocimiento.

Prueba de ello resulta el hype generado por los elementos ya mencionados en sus películas, pero que se incrementó gracias a un aplauso general en los críticos, la ovación en Cannes, las buenas valoraciones en las reseñas así como en los pósters, tráilers y, como es habitual, las polémicas de las que siempre el director de Knoxville es objeto.

La prueba era un tanto apasionante para el director de Pulp Fiction, ya que debía borrar la estela desastrosa dejada por The Hateful Eight, considerada por muchos como su película más floja. Este objetivo fue cumplido…a medias. Ha llegado el momento de responder a la pregunta frecuente: ¿Cumplió con las expectativas o quedó en el camino?

LA HISTORIA

Hollywood, años 60. La estrella de un western televisivo, Rick Dalton (DiCaprio), intenta amoldarse a los cambios del medio al mismo tiempo que su doble (Pitt). La vida de Dalton está ligada completamente a Hollywood, y es vecino de la joven y prometedora actriz y modelo Sharon Tate (Robbie) que acaba de casarse con el prestigioso director Roman Polanski. 

LO BUENO

La base de ideas en las que Once Upon A Time In Hollywood tiene a su disposición sin duda es interesante y se presta para la visión, estilo que Quentin Tarantino posee. Es una época que el director conoce, de la cual llueven sus más grandes referentes y por lo tanto, se nota en el manejo de referencias no sólo en el guión, sino que abarca el apartado técnico.

Los personajes centrales Rick Dalton (DiCaprio) y Cliff Booth (Pitt) presentan una construcción notable, hechos a la medida de los comprometidos actores. La química que se genera entre estrella y su doble de riesgo es algo que aprovecha de manera fenomenal Tarantino, siendo este uno de sus puntos más fuertes. Brad Pitt se roba la película y hace uno de sus papeles más carismáticos.

De igual manera brilla Margot Robbie con una excelente interpretación de la mítica Sharon Tate. Vestuario, maquillaje, peinado y actitudes muy similares a Tate, Robbie roba cámara en cada intervención, elevando su presencia con un ligero toque de explotation que ya vimos en Death Proof (2007) y que pone al servicio de la mística de una época que quiere reflejar.

En cuanto a los actores secundarios, la selección de nombres es jugosa y llamativa para cualquier cinéfilo o público casual: Al Pacino, Dakota Fanning, Kurt Russell, Zoë Bell, entre otros. Cada uno cumple con lo que le solicita la cinta y es un handicap que le inyecta calidad al resultado.

Por cierto, Mike Moh, quien encarna de manera muy breve a Bruce Lee consigue una de las escenas más hilarantes que ha hecho su director. Si bien, nos muestra a un Lee altanero, farol y prepotente, no hay duda de que Tarantino estudió bien el comportamiento del mítico actor, pese a lo que la hija de este último reclamé como “discriminación”.

Como es normal en la filmografía de Quentin Tarantino, la fotografía, diseño de producción, iluminación y paleta de colores sigue el estándar de altísima calidad que lo caracteriza. Haciendo uso de todos sus referentes, recursos y conocimiento, Tarantino consigue hacer múltiples tributos al cine, TV y por supuesto, Hollywood de aquella época dorada que fue 1969, reflejado tanto en la ambientación, diálogos así como en la edición.

Hay escenas que son bien ejecutadas, ejemplificadas sobre todo en una secuencia en el Spahn Ranch, un experimento que puede definirse dentro del género del thriller; y, unos últimos 45 minutos que es Tarantino en estado puro.

Ejemplificando un poco esto último, podríamos decir que es como si a Quentin le pusieras en una mesa un banquete de armas, situaciones y personajes para que haga lo que quiera de manera violenta. Y escoge lo mejor que todo el desarrollo de su noveno film le brinda. 

Otro punto positivo es el hecho de que se consigue que el espectador saboree y acompañé a cada protagonista. Si ellos caminan, nosotros lo seguimos; si viajan en auto, avión o simplemente se pasean por un set, nosotros conocemos y disfrutamos de ello. Se siente un tanto realista la experiencia y eso es algo que pocas películas logran de manera convincente.

LO MALO

El pecado en el que más ha caído en sus últimas películas, sobre todo en The Hateful Eight es la irregularidad que suele notarse en las mismas.

Un cast secundario que es ambicioso pero que no se aprovecha del todo, ya que resultan muy cortas o de plano anecdóticas. Algo que se repite con la música.

Si algo podía presumir Quentin Tarantino de sus 8 películas anteriores es que sabía sacarle jugo a su poderoso soundtrack, de calidad e emblemático. Generaba escenas con disonancia, combinando violencia con una canción de amor o de un tema alejado de lo mismo. Aquí simplemente pasan de largo, se escuchan brevemente, exagerando en el realismo (las escuchamos por la radio o por la calle) sin dejar saborear la buena selección musical.

En cuanto al ritmo de la cinta, este se asemeja a la lentitud que tiene Jackie Brown, aunque consigue desarrollar mejor a sus personajes, siendo para los seguidores del director como para el público casual un cúmulo de 2 horas irregular con ciertos momentos para reír o sorprenderse, o sea, despertar un poco del letargo. Se sabe que al director le gusta construir y tomarse su tiempo, pero aquí abusa un poco de la paciencia del espectador.

Sin importar si se conoce su filmografía o si se es un consumidor superficial del cine de Tarantino, se notará un cambio radical en la cinematografía. Si la comparamos con su antecesora, The Hateful Eight o incluso con Django o Inglorious Basterds se puede sentir una especie de actualización como si la hubieran grabado en 4K, pese a la edición que busca darle un aire más retro. Puede ser chocante para los más grandes fanáticos del director.

CONCLUSIÓN

Podemos decir que Once Upon A Time In Hollywood representa un homenaje tanto a aquella época que su director quiso revivir y adaptar de su imaginario (era un niño pequeño en esos años) como a toda su filmografía y universo. Esto último lo podemos observar de la siguiente manera: de Reservoir Dogs, tenemos una escena con la misma dinámica pero adaptada al viejo oeste (involucra a DiCaprio y Julia Butters, con un personaje inspirado en la personalidad de Meryl Streep); Pulp Fiction con una esencia similar entre Rick Dalton y Cliff Booth en paralelo con Jules y Vincent (menos violenta y más cordial, pero con diálogos que son de esa calidad); Jackie Brown con esa primera mitad con ese ritmo lento y de construcción; Kill Bill con un Michael Madsen que se asemeja y mucho a Budd y en esa última escena que tiene ese nivel de sangre; Death Proof con Kurt Russell, Zoë Bell, ambos complementandose y con autos muy de ese estilo que nos recuerdan a esa película; Inglourious Basterds y esa escena con los nazis; Django y The Hateful Eight con ese espíritu western, de pistoleros y con DiCaprio muy a la de Calvin J. Candie en uno de los personajes interpretados por Rick Dalton.

Finalizando con esta reseña, Once Upon A Time In Hollywood es una cinta interesante, irregular que no alcanza el estatus de joya, aunque sí representa un respiro de su octavo film consiguiendo algo mucho mejor. Será una película que divida a los fans de Tarantino, unos amándola, otros un tanto decepcionados. Una cinta que cumple y es buena pero sin conseguir explotar todo su potencial.

Tráiler oficial:

Deja tus comentarios

Lic. Ciencias de la Comunicación / Productor audiovisual / Guionista / Fotógrafo/ Lector / Colaborador y corresponsal de Cine Geek / Creador de contenido para MTV Unplugged / CM AINI y SUAyED / CEO, Locutor y guionista de Viernes Sin Anestesia