Especial: Lo Mejor del 2018 que no llegó a salas en México.

Hay veces que, por cuestiones de distribución, algunas cintas que relatan historias emotivas, bien desarrolladas o innovadoras, no llegan a salas de cine en México.

En este breve top, les hablo de algunas cintas que son verdaderas joyas en este 2018 pero que no llegaron a tener oportunidad de ser exhibidas más que en circuitos de festivales, muestras o que simplemente no llegaron a nuestros cines.

  • El REVERENDO (First Reformed, Paul Schrader)

Una nueva cinta del guionista de Taxi Driver, que en su historia tiene obras como American Gigolo, el remake de Cat People, entre otras.

La historia nos presenta al Reverendo Toller (un Ethan Hawke excelso), atormentado por la muerte de su hijo y que, después de atender a una pareja, cae en una espiral de desesperación, falta de fe y esperanza reflejadas en su diario, situación que lo llevará por un camino un tanto turbio y una decisión que podría tener graves consecuencias.

Sin duda un guión lleno de simbolismos, de un Hawke en plan grande y de un crudo dilema que nos sumerge en la desesperación de Toller poco a poco hasta llegar a los límites entre la desesperanza, la fe y hasta el amor.

  • EL JINETE (The Rider, Chloe Zhao)

Una cinta de corte independiente que formó parte del cartel del FICM de este 2018, nos muestra una historia real muy emotiva.

Zhao, acompañada de la historia real del actor Brady Jandreau, nos hace experimentar un tipo de western lleno de humanidad con un cast no profesional que exuda naturalidad en sus interpretaciones.

La verdadera historia de Brady es llevada a la pantalla con una bella fotografía en esta cinta que vale la pena por su emotividad que sirvió como catarsis para su actor.

  • EIGHTH GRADE (Bo Burnham)

Si el año pasado Lady Bird fue un hito que habló de la vida de una adolescente inadaptada, la película de Durham retoma el tema pero en plena adolescencia.

Reflejando la vida de una joven en su último año antes de entrar a la preparatoria (Elsie Fisher, estupenda), Durham logra mostrarnos como la adolescencia ha cambiado para bien y para mal.

La constante búsqueda de una aceptación social y de sí misma es lo que vemos reflejado en la pantalla, un mundo joven que parece distante, frío y superficial pero sobre todo refleja lo que es ser una joven moderna a punto de convertirse en adulta. Bo Durham hace bien su trabajo y nos da una cinta memorable.

  • WON’T YOU BE MY NEIGHBOR? (Morgan Neville)

Un documental del mismo director ganador del Oscar por otra cinta de este corte llamada 20 FEET FROM STARDOM, que simplemente llega al corazón.

Estamos ante la vida y obra de Fred Rogers, creador de un programa para niños que duró décadas al aire en Estados Unidos y que marcó a generaciones.

La cinta nos lleva a ver un ser humano preocupado, dedicado pero sobre todo noble y de buen corazón, que buscaba sembrar el amor, cariño, aprecio y, sobre todo, luz ante la realidad.

Con un final emotivo y lleno de reflexiones al mundo presente, el documental te hará conocer a una persona de la cual inevitablemente desearías que fuera tu vecino.

  • MANDY (Panos Cosmatos, 2018)

Presentada únicamente en el Mórbido Fest de este 2018, la más reciente cinta de Panos Cosmatos es un viaje visual hacia las entrañas del infierno de un individuo en busca de venganza.

Con un Nicolas Cage en plan delirante, la historia nos lleva por un viaje donde la violencia se mezcla con un paisaje casi diabólico que, acompañado de un score destacado de Johan Johansson, nos mete de lleno en este viaje visionario muy al estilo de Cosmatos.

Para los fans del género, es una de las cintas imperdibles que seguro entrará entre sus favoritas.

  • SORRY TO BOTHER YOU (Boots Riley, 2018)

Otra cinta que solamente llegó a ser exhibida en festivales, la ópera prima del artista Boots Riley es impactante, innovadora y refrescante.

La historia aparenta ser sencilla: Cassius “Cash” Green es un joven en busca de empleo, el cual lo encuentra como vendedor telefónico. De repente, Cassius se ve envuelto en una historia que te lleva a momentos inesperados, llenos de carga social, de sátira, entre otras cosas.

Riley, en su mundo presente alterno, cargado de simbolismos desde los nombres de los protagonistas, nos muestra una historia atipica y original que pocos se atreverían a hacer.

  • SIN RASTRO (Leave No Trace, Debra Granik, 2018)

La directora de Winter’s Bone, aquella cinta que puso a Jennifer Lawrence en la mira de todos, regresa con una emotiva historia con unas actuaciones que son excelentes.

Un padre (Ben Foster) y su hija viven en un bosque de Oregon sin contacto con el mundo moderno. Pero un pequeño incidente ocasionará que padre e hija sean buscados, lo que los llevará a vivir una aventura que pondrá a prueba su relación.

Si bien la historia suena familiar, el corazón de la cinta radica en las actuaciones de Foster y Thomasin Mckenzie, que con su química llevan el peso de toda la trama hasta ese final emotivo.

Deja tus comentarios

Nuestras Redes

Síguenos