CINE GEEK

Cine y Entretenimiento

Reseñas

El Sol También Es Una Estrella 

EL SOL TAMBIÉN ES UNA ESTRELLA, de romance, ciencia y problemas migratorios

Póster oficial:

2

Ficha Técnica

Título original: The Sun is Also a Star
Director: Ry Russo-Young
Año: 2019
Actores: Yara Shahidi, Charles Melton, John Leguizamo
Fecha de estreno: 23 de mayo de 2019

Sending
User Review
3 (1 vote)

La autora Nicola Yoon, de origen jamaicana-estadounidense, no es ajena a las adaptaciones cinematográficas. Gracias al éxito que tuvo con su novela del 2015, titulada Todo Todo, los derechos de su novela fueron adquiridos por FOX para realizar su versión en Live Action, a la cual no le fue del todo bien en taquilla ni en crítica.

Después de este primer tropezón en el séptimo arte, le toca a Warner llevar a la pantalla grande su segunda novela, El Sol También es una Estrella, publicada en 2016, donde el texto original habla de los problemas en las leyes migratorias de Estados Unidos, de ciencia, astrología y hasta viajes el el tiempo que hacían que el romance tuviera un enfoque más interesante, diferente a lo que vemos, por ejemplo, con las obras de Jojo Moyes, Anna Todd, entre otras.

Este romance teen en apariencia diferente, llevado a la pantalla por la directora Ry Russo-Young, que no es ajena a las adaptaciones de novelas a cine (ahí está ese drama romántico sci-fi del 2017 llamado Si No Despierto) pareciera comenzar por buen camino al comenzar con una frase de Carl Sagan, citada por nuestra protagonista. Pero no termina siendo así.

La historia nos presenta a Natasha (Yara Shahidi), hija de padres jamaiquinos que reside en Nueva York con su familia y que están a punto de ser deportados a su país de origen. Así, ella trata de buscar la forma de evitarlo. En su camino, conoce a Daniel (Charles Melton), joven de origen surcoreano que reside en los EEUU y cuyo conflicto es si aceptar los planes que sus padres tienen para el o seguir su camino hacia lo que le apasiona: la escritura.

Estos dos personajes de razas diferentes se encontrarán en el transcurso de un día en donde conoceremos más acerca de sus orígenes, de lo que significa pertenecer a un lugar, de las raíces y un poco acerca de la astrología, la ciencia y que estaban destinados a encontrarse.

El problema principal de esta cinta de Russo-Young es que cae en todos los clichés del género que hemos visto en los últimos años, buscando forzadamente establecer el romance sobre todo lo demás. El guión, al caer en esos pecados, deja de lado lo que en sí la novela proponía como interesante y novedoso para dar paso a una cinta rosa que busca ser más del corte de adaptaciones como Bajo La Misma Estrella (Boone, 2014) o Yo Antes de Ti (Sharrock, 2016) que explotar lo diferente de su premisa.

Si bien los elementos están ahí (la migración, el destino, la ciencia), parecen ser usados para finalidad de un romance lacrimógeno en el cual no queda clara la importancia de sus temas para dar paso a una historia de amor básica.

La dirección de Russo-Young no ofrece nada del otro mundo, incluso hay algunas tomas y transiciones que parecieran ser sacadas de otra película y rompen con el estilo narrativo de la misma. La fotografía resulta también muy básica, dejando de lado el uso de paletas de colores interesante para mejor retratar bellos momentos en la ciudad de Nuevo York sin preocuparse por sentar las bases de este emotivo encuentro entre Natasha y Daniel y las horas que les quedan juntos.

En cuanto a la banda sonora, intenta hacer lo que otras cintas del mismo corte han hecho, llenarla de canciones en lugar de una partitura adecuada para los momentos de tristeza, alegría y romance mismo. La pista más destacada es Crimson and Clovee, original de Tommy James and the Shondells, que sirve para ofrecernos uno de los momentos más destacados del relato.

Los actores, tanto Yara en su papel de Natasha como Charles en su papel de Daniel, parecen ir en automático en una trama que a pesar de apegarse a la esencia, no sabe equilibrar los temas interesantes que propone. Asimismo, el ritmo de la cinta es soso, a veces hasta aburrido, dejando que la cinta se convierta en una chick flick romántica más del montón.

Al final, esta adaptación, como muchas otras antes en el género de teen drama romántico, se queda corta ante su material original, haciendo que las novelas de Nicola Yoon sufran en taquilla y en aceptación. Si lo que buscas es un drama amoroso teen puede que El Sol También es una Estrella sea lo tuyo, pero honestamente es que esta estrella, así como las adaptaciones fallidas de esta clase, sean más bien estrellas agonizantes en un cielo lleno de constelaciones que resultan más enriquecedoras y arriesgadas.

Tráiler oficial:

Deja tus comentarios

Comunicólogo, melómano, cinéfilo, amante de la lectura. Escribo opiniones/reseñas de películas y series.